El comportamiento ambiental

Cuando se discute en público sobre la conciencia ambiental, inevitablemente surge la pregunta de una brecha entre la conciencia ambiental y comportamiento ambiental. Es decir que en estudios empíricos muy a menudo se comprueba que las personas tienen una alta conciencia ambiental, pero su comportamiento no está al tanto. Sin duda la sociedad considera que ya se ha alcanzado los límites del crecimiento y “nosotros” deberíamos hacer uso con moderación de los recursos.
Sin embargo, en caso de la mayoría de la gente, el coche hace poco comprado es más grande y tiene más potencia que el viejo. También el próximo viaje de fin de semana no tiene como destino los alrededores sino con billetes de avión económicos se visita países y ciudades lejanos.
La investigación social empírica habla en este caso de que las actitudes y comportamiento no están en correlación y que opiniones positivas hacia la protección del medio ambiente no necesariamente van de la mano con un comportamiento ecológico y se pregunta por las razones de esta diferencia. Pero no existe ninguna teoría única que podría proporcionar explicación aparente de todas las áreas y todos los comportamientos. Si alguien en el lugar de los alimentos ecológicos relativamente caros compra productos agrícolas más bien convencionalmente producidos, es obvio, ya que en la última instancia se sospecha motivos económicos. Pero la compra de un coche más grande y más poderoso difícilmente se puede explicar con motivos de austeridad y cálculos de costos y beneficios.
Científicos llegaron a la conclusión que las personas sólo se comportan de acuerdo con su conciencia ambiental, cuando esto les causa gastos insignificantes. Pero si esto les parece demasiado caro, la conciencia ambiental ya no muestra eficacia. Sin embargo, muchas prácticas son moldeadas por hábito. A veces, los gastos adicionales son tan bajos, por ejemplo en la compra de huevos ecológicos en comparación con huevos de gallinas criadas en batería, que apenas pueden jugar un papel decisivo en un proceso de toma de decisiones conscientes. A menudo es aún así que un comportamiento ambiental hasta significa ahorros, como apagar la calefacción durante una prolongada ausencia, aislamiento de ventana con fugas o el ahorro de electricidad desconectando por completo los equipos eléctricos en lugar de la posición de espera, por lo que la hipótesis de bajo costo claramente no es relevante.